“Le resultas tan necesaria para su trabajo y su alegría”. Esta frase la he extraído de Hace cuarenta años, una joya escrita por Maria Van Rysselberghe que muestra bien cual fue el papel que le otorgaron a su vida. Es una mujer de otra época, vivió entre finales del XVIII y principios del XX y en esa época pocos papeles se les concedían a las mujeres de talento. Cuando tenía sensibilidad artística y era creativa, como el caso de Maria, su función era ser la musa, la inspiración, de los hombres artistas. Ella aparece en múltiples cuadros de su marido, el impresionista Otho Van Rysselberghe. Además, su primera obra publicada en España fue Los cuadernos de la Petite Dame, una biografía de su buen amigo el escritor Gide, así la llamaba a ella cariñosamente. No obstante, aunque a Maria le concediesen ese papel, había en ella mucho más. Si leéis Hace cuarenta años, o cualquiera de sus otras obras, descubriréis de qué os hablo. Esta novela, autobiográfica, muestra los que considero que son los dos mejores rasgos de la autora: una sensibilidad poética y descriptiva en las descripciones de los escenarios, las situaciones y las emociones que resulta lírica y de gran belleza cautivadora; y en segundo lugar, una gran capacidad para captar, diseccionar y plasmar los entresijos del alma humana. En este caso, nada tiene que envidiar Maria en su arte a los hombres a quienes inspira. En Hace cuarenta años detalla una relación de amor que vivió durante un muy breve periodo de tiempo junto a otro amigo también casado como ella. He leído esta novelita como quien lee poesía, saboreando cada página, y estoy convencido de que si esta mujer hubiera vivido en la época actual, hubiera escrito y publicado muchísimo más. Por fortuna, hay editoriales y tras ellas grandes personas empeñadas en recuperar los trabajos de esas mujeres que quedaban a la sombra de otros hombres solo por el mero hecho de ser hombres. Ese trabajo de recuperación y puesta en valor nos permite comprobar que pese a todas las limitaciones sociales de ciertas épocas, siempre ha habido mujeres artistas de gran talento y volver a ellas nos permite hacer justicia, descubrirlas, y además conocer cómo eran sus vidas.

Anuncios