Si escribes y publicas libros, sabrás que una parte muy importante es la portada de tu libro. Yo, hasta ahora, utilizaba sobre todo una página que es genial: Pixabay, que es la que utilizo también para las fotos de mi blog. Tiene buenas fotos, normalmente de licencia libre, con buena calidad porque son de tamaño grande y si quieres también vectoriales y, sobre todo, son gratis. No obstante, hay más opciones. Si quieres rascarte un poco el bolsillo y obtener imágenes que utilice menos gente, te recomiendo Fotolia. En esta web puedes encontrar también muchísimas imágenes de todo tipo a un precio bastante asequible (nada que ver con los precios de otras webs, la verdad). Una opción que desaconsejo es Flickr, y explicaré por qué. Esta web está muy bien por el gran número de imágenes que hay, sin embargo he detectado un problema que me podría haber metido en un lío de no haber andado avispado. Las imágenes las suben usuarios como tú y como yo y ponen la licencia de la imagen, así que puedes buscar imágenes públicas para poder utilizar en tus libros. Pues bien, entre esas imágenes encontré unas ilustraciones de gran calidad y sospeché. Aunque ponía que eran de uso público contacté con el autor de las ilustraciones (no con quien subió las fotos) y me explicó que aunque él había dado permiso para publicarlas en Internet de forma pública y sin ánimo de lucro, no daba permiso para que formaran parte de una publicación y se ganara dinero con ello. La diferencia es muy grande. Si yo hubiera utilizado una de sus imágenes pensando que eran de uso público, me podía haber caído una demanda, y con razón. Así que desaconsejo Flickr. Y por último voy a recomendar una página que he descubierto hace muy poco y que me ha parecido increíble: Wikimedia. Aquí sí hay un fondo de imágenes abrumador, además en cada una te señala el tipo de licencia y la mayoría son de código abierto, aunque muchas con atribución (no hay problema). Lo genial es que incluso hay cuadros de museos muy importantes, lo que supone que puedes usar como portada si quieres un cuadro de Van Gogh o de Cezanne. Otra opción de pago que he utilizado y considero muy interesante es que entres en algún foro de dibujantes, por ejemplo: Dibujando.net, y que lances tu oferta o negocies un precio. Es decir, lanzas tu encargo de que pagarás x por la portada de un libro y eliges de entre quién se te ofrezca; o bien contacta con el ilustrador que te guste y pídele precio. Así tendrás una portada única, desde luego. Los precios puedes oscilar mucho dependiendo de la calidad y el tiempo que requiera tu portada y el caché del ilustrador. En resumen, si deseas una portada impactante, y gratis, tienes opciones, y si aun así no se ajusta, te puedes rascar un poco el bolsillo.

Anuncios