Algunos piensan que sólo eres escritor o escritora si puedes vivir de tu oficio. Si esto fuera cierta, sólo habría unas cuantas decenas de escritores en España, son poquísimos los escritores que han vivido de su arte incluso en la historia. También hoy en día, al menos en España, muchos escritores de renombre, no se mueren de hambre gracias a que dan clase en la universidad, tienen una cátedra en la Academia de Lengua, o colaboran en prensa. También sucedía así con autores de la talla de Azorín, Unamuno, Béquer, Larra… Es decir, ni los grandes de la literatura española, en la universal sucede algo similar, podían vivir en exclusiva de la literatura. ¿No eran ellos escritores acaso? ¿Alguien negaría el talento literario de Rosalía de Castro?

Entonces, ¿qué te hace escritor? ¿cuándo eres escritora? Pues bien. Solo hay una persona capacitada para responder eso: tú.

Si escribes literatura, si intentas crear arte, si tratas de mejorarte, si pones tu alma, eres escritora. Lo que te hace escritor lo decides tú, y nadie más. Esto sucede también en otras artes y es una manera de desprestigiar a quienes se dedican a ello. Se intenta restar el valor a quien pinta lienzos por afición y a quien escribe poemas para sí mismo o sus amigos. No dejes que los demás te definan. Sabido es que Van Gogh no vendió un cuadro, ¿alguien diría hoy en día que no era pintor, que no era más que un aficionado?

No te dejes engañar, no es el éxito comercial ni tampoco la calidad (cuántos escritore superventas son de dudosa calidad, quién decide la calidad de una obra), quien decide que alguien se dedique a este arte. Quien te define eres tú. Punto.

Anuncios