¿Cómo elijo qué libro leo? Quizás yo sea peculiar en esto, pero prefiero no saber nada del libro que voy a leer, o casi nada. Con las películas me pasa parecido. Es muy difícil llegar a un libro sin saber absolutamente nada de su argumento y, además, cómo elegir leerlo sin saber nada de él. Yo prefiero, al menos, saber lo mínimo. Es decir, sin leer nada, ninguna crítica, y sin que nos hayan contado nada los amigos lectores, ya con el título y la portada tenemos una información sobre el contenido, y eso incluso sin leer la sinopsis. Pues bien, con eso ya me basta. Y a parte del título y de la portada, elijo la obra que leeré por el autor. Si ya he leído algo de ese escritor o escritora, ya sea un libro, un artículo, un cuento, o una colaboración y me ha gustado cómo escribe, pues elijo leer una obra suya. Por ejemplo, antes de leer Los amantes del crimen perfecto, de Trapiello, que me encantó, lo seguía como articulista. Igual me sucedió con Javier Marías y Quim Monzó.

En otros casos me puedo dejar llevar por la notoriedad del autor y acercarme a leer algo suyo, unas páginas sueltas, un principio, un final, un cuento.

Cuál es la importancia de esto, ¿qué enseñanza extraigo? Creo que un escritor debe convertirse en una marca, en un sello. Con los pintores sucede parecido. A través de lo que hagas, lo que escribas, tus comentarios en facebook, tu trabajo como articulista, etc. hazte con un nombre, con una voz, con una manera de escribir. Logra que tus obras tengan todas algo en común: tu estilo, tu sello, tu marca. De esta manera no buscarán tus lectores una obra tuya, sino a ti, y por ende, cualquiera de tus escritos. Sí, todos no serán igual de acertados (les sucede a los mejores), sin embargo, todas tus obras deberían tener tu huella, tu sabor, tu estilo, aquello que las haga únicas y consiga que los lectores de uno de tus libros repitan. Esto no es un camino fácil, claro que no. Pero ya sabes, nada que valga la pena es fácil.

Anuncios